Cómo hacer una reforma y no morir en el intento…

Si estás pensando en realizar una reforma, te traemos varios consejos que te evitarán muchos dolores de cabeza…

1. Cuenta con auténticos profesionales

Aunque se trate de una pequeña reforma, asegúrate que el equipo de trabajo es absolutamente profesional y que tengan seguro de responsabilidad civil profesional que les cubra en caso de accidente. Para ello, píde referencias o entra en su página web. Eso te dará muchas pistas de cómo trabajan y los proyectos que han llevado a cabo.
Por otro lado, comprueba que TU cuentas con un seguro para tu hogar que crubra posibles desperfectos.
Pide siempre que te facturen con IVA. Así podrás deducirte por las obras, solicitar ayudas públicas y, lo más importante, reclamar si la reforma se terminó mal.

2. Pide varios presupuestos

AL menos, debes pedir 3 presupuestos una vez que tengas claro el tipo de reforma que quieres hacer. En ellos deben estar claramente divididos por partidas (electricidad, albañilería, fontanería, etc) y la calidad de los materiales que se van a utilizar.

3. Define una fecha de finalización… por escrito!

Una vez seleccionado un presupuesto, inclúyelo como anexo en el contrato de obras. Es vital que este contrato fije una fecha de finalización de la reforma, superada la cual el profesional deberá pagar una penalización (por ejemplo, 60 euros por día de retraso).
Es habitual pagar una entrada que cubra la compra de los materiales, pero no debería superar el 30% del presupuesto total. Asocia el resto de los pagos a la realización de determinadas obras: albañilería, fontanería… Y deja siempre una cantidad pendiente para el final de la reforma

4. Ten en cuenta a tus vecinos

Si la reforma es importante tendrás que pedir permiso a la Comunidad. Y necesitarás su apoyo unánime cuando las obras afecten a la estructura del inmueble (muros de carga), a la fachada o a los elementos comunes; así como cuando se produce una segregación de la vivienda buscando efectos jurídicos.
Si la reforma es de pequeña entidad (pintar, cambiar las ventanas…) no es preciso pedir permiso a la comunidad. Pero conviene avisar a los vecinos que comparten pared sobre el horario y los plazos de las obras. Tampoco está de más dejarles un número de teléfono por si se produce algún incidente.

5. ¿Necesitas una licencia?

Hay reformas que precisan de una licencia de obra mayor, en cuyo caso hay que presentar en el Ayuntamiento un proyecto firmado por un arquitecto. Nos referimos a obras que afecten a la estructura del inmueble (muros de carga), a la fachada o a los elementos comunes; así como las que amplíen el volumen del inmueble o impliquen un cambio de uso (un piso que se transforma en un local, por ejemplo).
El resto de las reformas se consideran de obra menor. Algunas pueden precisar de una licencia de obra menor o, simplemente, de un acto comunicado. Infórmate en tu Ayuntamiento.


Como ya sabes, en ENRIAN nos encargamos absolutamente de todo… Desde el proyecto inicial a la entrega del trabajo acabado, pasando por la gestión de licencias de obra y de apertura en caso de comercios.

Cuente con nosotros para realizar su consulta aquí.

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This